Francoise Dolto: El pensamiento revolucionario de una mujer libre.


Francoise Dolto tendría en este momento 103 años. 

Fue una psicoanalista formidable cuyas ideas, teorías y pensamientos siguen vigentes y cambiaron para siempre la forma en que los adultos nos relacionamos con los niños.
Fué Dolto quien otorgó a los niños por primera vez el estatuto de Persona, quien liberó a los padres de muchos de sus grilletes, y quien nos enseñó que la escucha y la comunicación están en la base de nuestro  florecimiento y de nuestra comprensión de los otros y del mundo.


¿Quién fue Francoise Dolto? 
Nació en Paris el 6 de noviembre de 1908. Durante su infancia mostró dotes artísticas para aprender el violoncelo, dibujo, pintura. Francoise sueña con ser ceramista. También sufre la temprana muerte de cáncer de una de sus hermanas. 


En 1925 obtiene el bachillerato -a pesar de la oposición de su madre que pensaba que  "una  muchachita que haya terminado el bachillerato no podrá casarse"-. También se recibe de enfermera. En 1931 se inscribe con su hermano en medicina, siempre contra la voluntad de su madre. 


En 1934 emprende una cura psicoanalítica a causa de los síntomas neuróticos y terribles sentimientos de culpa que padecía por haber roto con los mandatos de sus padres y el conflicto que le planteaba su deseo de irse de  su casa, partida que logra concretar finalmente en 1936 con gran alegría.
1938 - Adhiere a la Sociedad  Psicoanalítica de Paris.


1939 - Defiende su tésis de medicina y se instala como médica clínica y pediatra.
1942 - Se casa con Boris Dolto de cuyo matrimonio nacen tres hijos Carlos, Grégoire y Catherine.


1940-1978 - Conduce tratamientos psicoanalíticos de niños en el Hospital Trousseau, todos los martes de 9 a 14 en presencia de una docena de médicos analistas en formación como público.
1953 - Funda la  Sociedad Francesa de Psicoanálisis.
1964 - Funda , con Jacques Lacan, la Escuela Freudiana de Paris.
1976 - Se vuelve célebre en toda Francia merced a la difusión de un programa de radio acerca de la psicología y crianza de niños.
1978 - Deja de atender niños y se dedica solamente a analistas en supervisión, a continuar con la transmisión del psicoanálisis, dar conferencias, y publicar casi todas las obras que conocemos hoy. 
1979 - Apertura de la primera Casa Verde en Paris, un lugar de socialización, destinado a ayudar a padres y niños a vivir sin sufrimiento ni traumatismos sus futuras separaciones. En la actualidad existen aproximadamente 200 Casas Verdes en Francia y en el mundo. 
1981 - Muere su marido Boris.
25 agosto 1988 - Muere Francoise Dolto.


El Globo Rojo (escena del film)
Corre el año 1976. Cada tarde una cita comienza por radio, una cita que se volverá para muchos imperdible, una cita con una VOZ, palabras que no se  parecen a las que nadie hubiera pronunciado antes. 

La voz le habla a los padres. Responde preguntas que le plantean sobre las dificultades que tienen con los hijos. Dificultades cotidianas, compartidas por tantas familias que hasta ese momento habían sido consideradas inevitables y vanales. Pero sorprendentemente, esa voz, las toma en serio, las estudia en su mínimo detalle y sin usar ninguna jerga científica, las explica. Y lo que es más sorprendente aún es que lo hace planteando que se deben a la complejidad de aquello que pasa en la cabeza del niño.  Ella afirma que el niño piensa, imagina y sufre tanto como un adulto, que sus oposiciones y negativas no son simples caprichos sin significado sino una manera de expresar lo que siente. 

Y poco a poco se va operando una revolución en las cabezas de la gente. Porque pacientemente, tranquilamente pero con una determinación sin fisuras, la voz cada tarde
moviliza, da vuelta un orden establecido a lo largo de generaciones. 


Dolto cuestiona la jerarquía comunmente admitida hasta ese momento entre un niño -tomado como psicologicamente subdesarrollado ("lo comprenderás cuando seas más grande", "hablarás cuando seas grande")- y un adulto que le sería por esencia superior.     


Hay que hacer que los niños comprendan.
La voz conquista audiencias. Y lo hace de una manera extraña. Ya que ella no convence a su audiencia intelectualmente, sino porque las toma por sorpresa, hace resonar en ellos una musiquita graciosa que ellos creen haber olvidado y que viene de muy lejos... 


Contrariamente a otros,  ella no se contenta con hablar a los niños, ella les hace comprenderComo una cineasta les muestra, los pone en escena.  Obrando el prodigio de sumergir a cada uno de los oyentes en su propia infancia.  Una infancia que ya no podrá - como le era habitual- seguir conjugándose en pasado y mantenerse a distancia, una vez que el recuerdo nos ha puesto la piel de gallina.


Pero una infancia que se revive en el presente, revive intactas, las alegrías, las penas, los temores, las preguntas. Llevada por la voz, el oyente cada tarde recupera el niño que fue. 


La intensidad del reencuentro  de cada uno con el niño que fuimos, es lo único que nos asegura que eso que dice la voz es verdad.  

Y el oyente adulto-niño logrará entonces "juntar" el recuerdo con las palabras que Francoise le ofrece en el presente, y que son aquellas palabras que el niño hubiera necesitado poder escuchar.

Entre la voz y los oyentes, una historia de amor se teje

El Globo Rojo - Paul Klee
El don de escuchar

La voz es la voz de una psicoanalista cuya escucha excepcional se ha vuelto entre los profesionales, legendaria. 

Una escucha no solamente excepecional sino también original.  Ella tenía la capacidad única de escuchar a los niños como si ella misma fuera aún una niña, la facultad de entender la importancia y el sentido del menor de sus gestos y de lo que hicieran. Ella los ecuchaba no "desde arriba", sino a la misma altura de los niños.   Este talento singular le permitía reconstruir con precisión lo que cada etapa del desarrollo les hacía sentir en el cuerpo y en la cabeza. Eso que a cada momento de sus vidas ellos podían sentir, pensar, imaginar, más allá del conocimiento de los adultos.


Su obra se parece a la obra de una etnóloga que hubiera estudiado largamente a un pueblo.

Una exploradora de un género nuevo, que "descubrió" la infancia y transmitió su descubrimiento a los psicoanalistas, pero también al público en general. Porque ella quería que la sociedad reconociera al niño un estatuto de SER en sí mismo.

Esta voluntad a hecho decir a algunos que ella promovió a los NIÑOS-REY. Pero es un grosero error. El niño que promovió Francoise Dolto no tiene nada de rey ni de tirano sino todo lo contario. Ella no deja de recordarles a sus padres el deber que tienen de enseñar a los niños a someterse a las leyes del mundo , el deber de educarlos, y va aún mas lejos.

Porque no es porque les damos derechos (permitirles todo) que un niño deviene "Sujeto" sino porque, al no  permirle todo, le damos el derecho, de tener los mismo deberes y obligaciones que los otros. Una verdad sobre la que hoy en día nos sería muy útil meditar como adultos que fuimos niños, y como padres de nuestros hijos.
La obra de Francoise Dolto aún se lee y se relee. 

¿Cómo leerla? ¿Con qué método?

Sin método y al azar: El único método que permite el encuentro. 
Abrir cualquiera de sus libros... leer algunas lineas por aquí.... y otras más alla... 

Y dejar que las páginas nos hablen. 

Como nos hablan los encuentros cuando estos son importantes: haciendo resonar en nosotros aquella parte de nosotros mismos que no conocíamos.

Fuente: Traducido y adaptado de un texto de Claude Halmos - Psicoanalista y escritora francesa que trabajó con Francoise Dolto.