Narcotizando el dolor existencial: Beber para estar "alegres"?

Se ha comprobado que personas que beben alcohol en exceso,  utilizan la sustancia para balancear un malestar emocional interior crónico, que proviene de heridas emocionales vividas en etapas claves de la vida y que no han sido sanadas. Beber alcohol, puede a veces ser para ell@s la única manera de soportar la existencia. Pero si se bebe en exceso, es un arma de doble filo.

"El Alcohol no es la respuesta, solo es algo que hace que te olvides de las preguntas".

La alternativa es buscar ayuda, para sanar las viejas heridas, y fortalecer la personalidad para no necesitar el bastón del alcohol en nuestra vida. Un bastón, que después de todo, no va a llevarnos muy lejos. Porque es engañoso, porque en el fondo lo consideramos "nuestro mejor amigo", pero cuando perdemos el control de la vida, nos averguenza, porque daña nuestras neuronas, nuestro hígado y riñones, porque más tarde o más temprano si se convierte en adicción afectará nuestro desempeño en casi todas las áreas de nuestra vida. Sepamos que el alcohol, puede haber sido la única solución a mano para sobrellevar mi existencia en un momento dado de la vida, pero no es necesario que nos sirvamos de esa mala solución para siempre.  Es posible encontrar otras si aceptas ayuda profesional especializada.

El desafío es elegir entre seguir narcotizando el  dolor existencial o sanarlo de manera profunda para que pueda llegar a nuestra vida una plenitud, alegría y paz interior más verdadera.

Una paz y alegría que tal vez nunca conociste pero que estás a tiempo de experimentar si buscás ayuda para ponerte en la dirección de curarte emocionalmente.