¿Hoy pasan los Reyes?

¿Es verdad que los Reyes, son los padres?

¿Cómo hacen los Reyes y Papa Noel para repartir juguetes el mismo dia en todo el mundo?

Está bueno prepararse para el momento en que llegue esta pregunta.

¿Qué nos respondieron cuando fuimos chicos? ¿Qué tipo de efecto tuvo en nosotros esa respuesta? ¿Podemos como padres conectamos con la ilusión, y el amor que nos lleva a sostener la tradición del día de Reyes? ¿Qué sabemos de nuestra desilusión? ¿Y de nuestra espiritualidad?

"Lo que no se debe hacer es mentir para que el niño continúe sosteniendo la ilusión ya que cuando los chicos preguntan, es porque han visto o se han dado cuenta de algo. El desarrollo evolutivo del niño nos muestra que hasta los 5 años existe el predomino del pensamiento mágico y de las fantasías, donde convive y juega con los “personajes” del momento y donde también están Papa Noel y los Reyes Magos. A los 6 años, con el inicio de la escolaridad y la interacción con otros chicos, va a generar el cuestionamiento y la pregunta sobre la existencia o no de los Reyes Magos. Este es un buen momento para poder charlar sobre lo que el niño ya sabe o sospecha y busca confirmar. Entre los 7 y 8 años se inicia el pensamiento abstracto, por lo tanto el chico dispone de mayores recursos para poder afrontar y procesar la idea de que los reyes magos son los padres" escribe un colega en el diario Perfil de hoy.

Los que son religiosos, tienen el apoyo de la tradición religiosa para explicar en qué consiste la fecha y la tradición y facilitar la identificación del niño con el niño Jesus.

Los que no son religiosos y han elegido sumarse a esta tradición, tienen la opción de bucear dentro de sí mismos para encontrar los fundamentos personales del aprecio por la misma.

Participar de la tradición de los reyes magos, puede ser más que "hacerle el juego al pensamiento mágico e ingenuidad del niño". Muchas veces es nuestra espiritualidad laica la que no puede evitar participar de ciertas tradiciones, aunque no seamos practicantes de ninguna religión. ¡Porque la espiritualidad laica también existe!

Si se ayuda al niño a descubrir y contactar emocionalemente que detrás de la información que se le proporciona (la revelación de que los reyes o Papá Noel son los padres) está el amor de los padres, entonces logramos abordar la complejidad implícita en la pregunta e integrar:

realidad material + realidad espiritual + crecimeinto + sentirse amado + identificarse con los padres en la función de amar y ayudar a crecer.

No olvidemos que la inocencia de la infancia y el pensamiento mágico cumplen una función en la vida espiritual de todo sujeto humano, aunque esta sea laica.

Inocencia no es lo mismo que ingenuidad. Es importante esforzarnos para que la revelación no lastime la apertura espiritual del niño. Que el pensamiento no arrase el sentimiento, ni viceversa.

Enterarse de que los Reyes son los padres puede ser un momento agridulce por cierto, pero por eso mismo, muy potente.

Puede ser tanto la semilla que propicia la apertura a una espiritualidad madura en el niño, como el comienzo de la obturación de su espiritualidad, incluso si esta es LAICA.